Todos para uno y uno para todos

09/06/17 Flamencomanía David Montes

La cita que se proponía en la noche de ayer en el Teatro de la Maestranza de Sevilla era cuanto menos de lo más interesante. Tres cantaores que son primerísimas figuras en lo suyo, un tocaor que poco o nada tiene ya que demostrar para ser considerado como uno de los grandes, así como una bailaora que es ya todo presente a pesar de su juventud, iban a ser los encargados de protagonizar una cita que se denominaba ‘Lecos de los tres metales’.

A priori, debido al plantel cantaor que habían orquestado José Luis Ortiz Nuevo y Fernando González-Caballo, artífices y productores del espectáculo, automáticamente nos llevaba a pensar en Mairena, Caracol y Camarón si bien todo giraba en torno a una sola guitarra, que estaría al servicio del cante y del baile.

Arropado por sus inseparables Mellis, Antonio y Lucas, el encargado de abrir plaza fue Dani de Morón, que se fajó con unas bulerías que nos trajo recuerdos moraos en algunos de sus remates, dejando constancia de que quien manda en el toque flamenco es la mano derecha. Ella es la que marca el compás, la que pulsa y la que pellizca el alma. La izquierda obedece en tiempo y forma para que todo quede en su sitio. Buena entrada para calentar el cuerpo y recibir de pie, como Dios manda, al primero de los tres metales de la noche: Jesús Méndez. “Si, señor, las cosas bien hechas” se escuchó entre el público.

Con el jerezano la soleá por bulerías se hizo presente en el canto de la guitarra de Dani. Templando y dominando el poderío de su voz, ligando los tercios sin estridencias y poniendo su cante al servicio del toque se gusta Jesús Méndez. Hay química. Saca el torrente paquero de su garganta y se pone a jugar en casa. Ahí pocos rivales le pueden. Por siguiriyas, nueva demostración de sapiencia cantaora. Paco La Luz y el Serna van desde la Porvera hasta Santiago con el dolor presente en el cante. Se muere en el cierre de forma cabal. De bien p’arriba los dos. Inexplicable la frialdad del respetable. Tónica habitual durante la noche, por otra parte.

De blanco y negro llegó la farruca vestida en las formas de Patricia Guerrero. La bailaora granaína sigue construyendo en su cuerpo una catedral de baile. Brazos que son palomas y palillos. Pies de velocidad endiablada en la farruca y cimientos en el compás por tangos. Anoche iba de invitada y pronto la veremos en ese espacio escénico como protagonista. Si no al tiempo. Que gusto verla bailar flamenca y en flamenco. Alto y claro. ¿No?. Pues eso.

Turno para el segundo metal. Antonio Reyes. Antes de sentarse en la silla recibió una de las ovaciones de la noche. Sevilla le quiere, o más bien le adora. En 2014 le revistió de ‘giraldillo’ y siempre que pisa la capital andaluza el chiclanero viene a puerta grande o enfermería. Con la cejilla de la guitarra puesta donde Parrilla se la ponía a la Paquera comenzó el duelo de titanes.

Por soleá se rompen los quereres alcalaínos del de la Paula, que le preguntaron al sabio del Mellizo si el que publica su mal siente alivio acordándose de Chacón. ¡Qué bueno que viniste Carlos Martín Ballester para rescatarle del olvido al grande entre los grandes! Navegando en una barquita que no teme temporales, por tener dos cariños iguales, sacó los ‘olés’ del público. “Así se canta” le espetaron desde el patio de butacas antes de una tanda de fandangos personales con los remató la faena.

La noche giraba en torno a la guitarra, al contrario de lo que nos hacía pensar el título del espectáculo, y Dani se queda sólo. Matar estos tres toros no es fácil para nadie por muchos amuletos que se lleven. Toca respirar y dar las gracias al público que estaba presente, al tiempo que honraba a sus padres porque “los maestros te ponen las manos en la guitarra, pero ellos son los que te enseñan de verdad”. Dedicatoria por granaínas justa y merecida a quienes nunca han dejado de creer en él.

Casi hora y media de espectáculo nos van anunciando que esto se acaba y, con Duquende en el escenario, llega el cante de levante. Tarantos y cartageneras. De corte camaronero. Es norma de la casa en su cante. Los picaros tartaneros de Manuel Torre buscaron alivio en la versión del genio de la Isla antes de fajarse con unos tangos, más canasteros imposibles, llenos del compás que domina como pocos y que fueron preludio de un fin de fiesta donde todos fueron pasando por la piedra de la bulería, y cuyo desenlace con Jesús Méndez y Patricia Guerrero pueden ver en el video de esta noticia, colocando así el broche de oro que merecía el espectáculo.

En definitiva, una magnifica cita que bajo el formato que nos tienen acostumbrado los grandes festivales de flamenco nos devolvió a esas noches que no defraudan más que al que se la pierde.

[youtube]https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fflamencomaniacom%2Fvideos%2F1721287347885916[/youtube]

Ficha Técnica:
Espectáculo: Leco de los tres metales - Lugar: Teatro de la Maestranza, Sevilla - Fecha: 08 Junio 2017 - Aforo: Media entrada
Toque: Dani de Morón - Cante: Jesús Méndez, Antonio Reyes y Duquende - Baile: Patricia Guerrero - Palmas: Los Mellis

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez