Silencio, se baila

24/08/19 Flamencomanía David Montes - Fotos: Javier Fergo (Flamenco On Fire)

De la mano de su eterna compañera de viaje, la farruca, Sara Baras nos propone en Sombras trece coreografías donde todo está cuidado hasta el extremo y en la que se hace bueno eso de que el conjunto suma mucho más que las partes. Tanto de forma coral como en formato solista, da gusto ver hoy en día que aun hay artistas que presentan producciones de tan alto nivel en escena, apoyados en direcciones escénicas que ponen el foco en esa máxima de hacer realidad esa quimera de que nada falte ni sobre y, además, que nada estorbe.

Y es que en ‘Sombras’ la bailaora de San Fernando nos sumerge en un aniversario donde hace posible que técnica y corazón vayan de la mano para conseguir que el espectador no mire el reloj en ningún momento, se embobe viendo una dirección escénica exquisita, no se reprima las ganas de ovacionarla hasta antes de rematar los actos y, sobre todo, que nada más salir tenga ganas de volver a vivir este espectáculo lo más pronto posible, dando igual el lugar del mundo en el que lo programen.

Quien asista a ver ‘Sombras’, le anticipamos que no va a degustar un espectáculo cualquiera sino un bocado gourmet que no todo el mundo tiene el paladar suficiente para saborear. Cierto es que, quizás, en algunos momentos, echamos en falta una compensación sonora en el atrás donde instrumentos que nos llevarán al más grave de los sonidos equilibraran en nuestros oídos todo cuanto ocurría, si bien no deja de ser una mera cuestión de gustos personales del espectador, concretamente en este caso, de quien escribe estas letras.

En ‘Sombras’ hay tiempo para todo y todos y cada uno de los que forman parte de la obra tuvo tanto momentos protagonistas como de acompañamiento al resto del elenco. A Sara Baras, por ejemplo, le cantan Israel Fernández y Rubio de Pruna al tiempo que ella le baila a su cante. Respeta para ser respetada. Y así, por alegrías, tangos, serranas, seguiriyas, livianas y, por supuesto, farrucas, que son el hilo conductor de todo en todo momento, y en la que sus pies forman parte de la música y la música forma parte de su baile.

Junto a Diego Villegas, entre armónicas, flautas y saxos pentagrama y baile se dan la mano y Keko Baldomero y Andrés Martínez son lo mismo tocaores que palmeros, que lo mismo llevan la voz cantante en las farrucas que acompañan en las percusiones a Antonio Muñoz y ‘El Pájaro’ en el sólo que ambos realizan entre panderos y cántaros.

Pero ‘Sombras’ no es evolución, sino que también es recuerdo y, en algunos pasajes, quienes estén al tanto de la prolífica capacidad creativa de Sara Baras podrá intuir reminiscencias de espectáculos como Mariana Pineda, La Pepa, Carmen, Juana La Loca, Medusa o Voces en algunos pasajes y cuyas figuras femeninas han dejado un poso en el baile una Sara Baras en la que la esencia ‘Gades’ rezuma por los poros de su piel.

Lejos queda ya esa Sara Baras que perteneció a la compañía de Manuel Morao y se fraguó a base de tablaos y escenarios imposibles en los distintos festivales flamencos. Tan lejos como que han pasado dos décadas. Se dice pronto. Si. 20 años, nada más y nada menos. Y además por los escenarios de medio mundo. Sin parar. Éxito tras éxito. Y este es uno más de ellos. Quien pueda que la empate.

 

Noticias Relacionadas

Mayte Martín, personal e intransferible

Flamencomanía

Mayte Martín, personal e intransferible

David Ladrón de Guevara - Fotos: Remedios Málvarez | 14/09/19

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez