La Macanita canta en Jerez por Navidad

09/12/18 Flamencomanía David Montes - @davidmontesfdez

Prometió un registro diferente y con esa intención se presentó Tomasa Guerrero ‘La Macanita’ en el Villamarta. Levantar anclas y tener al lado algo más que guitarra, percusión y palmas era el objetivo. Cantarle a la Navidad era el motivo. Si. En Jerez. En el escenario que tantas veces ha pisado. Que tantas veces ha aclamado, al igual que el pasado jueves, a la misma Macanita de siempre.

Durante algo más de dos horas y media, Tomasa Guerrero ‘La Macanita’ fue desarrollando un Concierto de Navidad bajo la batuta de Julio Lozano en el que nos trajo a la memoria tanto una versión renovada y revisada de parte del espectáculo que junto a Jesús Méndez en el año 2013 protagonizó en la Catedral de Jerez, a beneficio de Cáritas y en el que ambos daban un repaso a esos ‘villancicos de etiqueta’, como la vertiente flamenca que ella lleva implícita en la masa de la sangre y en la que se mueve de forma imperial y, como era de esperar, fue con la que alcanzó su máximo grado de conexión con el público y nos hizo vivir los puntos más álgidos de la noche.

Como así ocurrió, por ejemplo, cuando junto a Fernando Soto volvió a dar vida a los versos lorquianos de ‘San Gabriel’. Esos versos que ella misma grabara junto a Fernando Terremoto hace más de dos décadas para la colección ‘Así Canta Nuestra Tierra en Navidad’ y que junto al ‘Faraón de Jerez’ el día de la Constitución volvió a dar vida a ese pasaje que realizaron juntos en aquella mítica zambomba que ‘Parrilla de Jerez’ dirigió para ‘La Bulería’ en el año 2001 - o la de la Navidad de la misma peña el año pasado y en el mismo sitio- y que una vez más ambos nos dejaron de pie y aplaudiendo.

Por cierto, enorme Fernando Soto en solitario cantándole a los Reyes Magos de Jerez homenajeando al citado Parrilla, a Fernando Terremoto y Antonio Gallardo. Artista. Con todas las letras y en mayúsculas.

Pero no sólo eso tuvo la noche, durante este concierto pudimos disfrutar una interesante apertura junto a Ana Crismán y su arpa en una visión renovada de los Campanilleros de la Aurora – los de Manuel Torre-, los tradicionales compases por tangos de la Blanca Plata o por bulerías del ‘Orillo, Orillo’ también son momentos dignos de mención y a tener muy en cuenta y en los que tuvo palabras de recuerdo para esos artistas que gozan del descanso eterno.

Aparte de tres extensas piezas orquestales con las que la producción tenía programados los cambios de vestuario, la Balada del Niño Jesús, el Camino de Naranjales, la Nana del Arenal o la Nana de Jerez fueron piezas de ese otro repertorio de villancicos de 'etiqueta' y, junto a Rancapino Chico como invitado, caminó la Virgen Pura a golpe de estrofa y atril para que no llorara.

Ella, Tomasa, La Macanita, está tocada por esa varita que todo lo puede y que da unas virtudes y capacidad de transmisión cantaora innegables y eso es una suerte que no todo el mundo tiene. Sobre todo, cuando se tiene una chistera en la que se guardan y cobijan recursos como un repertorio con el que se sabe que los oles llegan desde cualquier lugar del patio de butacas por parte del respetable. Los antes mencionados son claros ejemplos de ello.

Pero, por suerte o por desgracia, la varita llega hasta donde llega y no siempre es suficiente, sobre todo en espectáculos donde lo que se anuncia es una cuasi metamorfosis artística y donde algunos esperábamos a algo más que La Macanita de siempre. Por muy bien que se cante, por muy bien que se quiera hacer o por muchos minutos de gloria que se quieran ceder, hay códigos que uno no se puede saltar porque son como el padre nuestro y no va precisamente en beneficio de lo que se hace dejarlas a un lado.

Y de eso, precisamente, tuvimos ración doble en este concierto. Y decimos esto porque hubo distracciones que siempre hay que evitarlas porque sin insalvables, pasajes musicales para cambios de vestuario eternos de casi 15 minutos donde la música iba simplemente de un instrumento a otro - algunos de ellos hasta con la sensación de inseguridad de estar casi improvisando- pero, sobre todo, no respetar esa máxima de que nunca hay que dejar sólo a un invitado en la escena no vaya a ser que se convierta en el protagonista.

Por cierto, estar más pendiente de lo que pone escrito en el papel que sostiene un atril que de tener interiorizado lo que se hace provoca una sensación de inseguridad que no es la mejor compañía de viaje en estos casos, al igual que hay que tener mucho cuidado con los diseños escenográficos para que ni nada sobre ni nada falte, siendo conscientes de que casi siempre la máxima de que menos es mas es la que funciona y tener presente que quien no participa en lo que se está haciendo en la escena no debe estar en el proscenio ni un instante más del preciso porque no ayuda en absoluto en a ningún ambiente que se pretenda crear tener a un músico con las manos cruzadas y sin saber que hacer.

Menos mal que, al final, siempre se canta por bulerías, baila el Chícharo, se pone el teatro bocabajo y se va el público contento para casa o al freidor de la esquina.

Ficha técnica:
Espectáculo: Concierto de Navidad - Artista: Tomasa Guerrero 'La Macanita' - Fecha: 6 de Diciembre de 2018 - Aforo: No hay billetes
Cante: Tomasa Guerrero 'La Macanita' Artistas invitados: Fernando Soto y Rancapino Chico - Guitarra: Manuel Valencia - Piano y Flauta: Elena López - Arpa: Ana Crismán - Bandoneón: Melchor Campuzano - Cuerdas: Costellas Sextet (Sandra Raña, Belén Lucena, Josias Caetano, Marta González, Benjamín Rodríguez, Antonio Corrales - Coros: Mila Méndez, María del Cañero, Rocío del Cañero, May del Cañero - Palmas: Chicharito y Macano - Percusión: Luis de Periquín

Nota: Contraseña -> Flamencomania

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez