Las maravillas del país de Patricia

15/09/22 Flamencomanía David Montes - Fotos: Claudia Ruiz (Bienal Flamenco Sevilla)

Ficha Técnica:
Espectáculo: Deliranza - Artista: Patricia Guerrero - Lugar: Teatro de la Maestranza (Bienal de Flamenco de Sevilla) - Fecha: 14 de septiembre de 2022 - Aforo: Tres cuartos - Baile: Patricia Guerrero, Martí Córbera, Maise Márquez, Gloria del Rosario, Ana Pérez, Hugo Sánchez, Ángel Fariña y Fernándo Jiménez - Guitarra: Dani de Morón - Cante: Sergio 'El Colorao' y Amparo Lagares - Percusión: Agustín Diassera - Teclado. Óscar A. Rifbjerg

Sevilla, a 15 de septiembre de 2022. La Bienal de Flamenco de Sevilla prometía hace escasas fechas que al Teatro de la Maestranza llegarían las grandes creadoras del flamenco. Y así ha sido. Y así ha quedado patente cuando en la noche de ayer la primera de ellas llegaba al principal espacio escénico de la capital andaluza: Patricia Guerrero. La bailaora granaína llegaba al festival flamenco más importante del mundo al frente de un espectáculo – Deliranza- cuya seña de identidad tiene como hilo argumental un universo onírico que se produce durante el proceso creativo de cualquier montaje y en el que muestra un claro avance en su evolución expresiva como ‘danzaora’.

En una subida de peldaño más en su trayectoria, Patricia Guerrero continúa inmersa en su particular evolución que transita por esos caminos utópicos y distópicos en los que fabrica, al mismo tiempo, un lenguaje que empieza a ser exclusivo y personal. Una seña de identidad que la hace reconocible en gestos, formas, maneras, estructuras, movimientos y, sobre todo, en los espejos en los que se mira. Tras su paso por esta muestra con dos estrenos - Catedral en el Lope de Vega en 2016 y Distopía en el Teatro Central en 2018-, la actual Premio Nacional de Danza vuelve a confiar para ‘Deliranza’ en un atrás que la protege y la ampara, la comprende y la escucha, la entiende y la mima, la cobija y salvaguarda a todos los niveles. Musical, técnico, producción y, por supuesto, de montaje.

¿Qué pasa por la mente de una artista como Patricia Guerrero cuando está en esa fase rem de sueño profundo donde todo tiene sitio, lugar y cabida? La premisa es clara: la libertad. Bajo la misma, los estadios de miedo, placer, fragilidad, atrevimiento o felicidad, sin códigos ni etiquetas, entran en juego con la música de Dani de Morón, en la que se nos antoja su apuesta más arriesgada. Bajo ese amparo, ella es capaz de mirar al frente, al futuro, a lo que queda por avanzar, a través del maridaje de formas que en su día fueron revolucionarias como las de Pina Bausch – sobre todo en movimientos corales- con los diferentes palos que recorren el universo flamenco. Y, de la mano de esos estadios de las fases rem de su particular sueño, transita sin temor por soleares apolás, tangos, marianas, granaínas o seguiriyas y bulerías, sabedora que su propia intuición y su cuerpo son sus mejores armas.

Y como en todo sueño en el que lo onírico todo queda magnificado, su jondura o flamencura no la encontramos en su estado natural sino en ese estadio donde la banda sonora que escolta su baile es un todo en uno. Como en ese país en el que Alicia es quien tiene la batuta en el universo de Lewis Carrol – o Tim Burton- o como ese país en el que Patricia Guerrero es la que tiene en sus manos el timón de la danza. Si ya el mundo utópico y quijotesco de ‘Distopía’ fue una apuesta expresiva y musical importante, en ‘Deliranza’ la comunicación entre músicos y la propia danzaora granaína se hace especialmente indisoluble, sobre todo en los pasajes en los que los tangos/marianas y las seguiriyas son las protagonistas. Una música y una danza que en este espectáculo es delirio y es también baile. Una música y un baile en el que el reloj de los tiempos y el compás no siempre suman 12. Una música y un baile que se repite hasta la saciedad para quede marcado, a través de una rueda capaz de ser la peor pesadilla para un artista. Una música y un baile que usa elementos fuera de su encaje natural y al libre albredrío fruto de la paradoja que produce el propio efecto de soñar.

Lo que queda patente en este espectáculo es que ‘Deliranza’ no es una obra más de esta bailaora, sino una ‘guerrevolution’ en toda regla. Una declaración de intenciones que ha venido para quedarse. Ella tiene claro que las bases son susceptibles de reinterpretaciones. Y lo tiene claro porque baila ‘por derecho’ como pocas. Pero es también consciente que una cosa es el flamenco ‘de tablao’ - que tiene su espacio y sus escenarios-, y otra muy distintas son las posibilidades que ofrece y exigen festivales de gran formato y eventos como la Bienal de Flamenco de Sevilla – coproductora de este espectáculo-, donde eso no siempre es suficiente y requieren además un plus de riesgo, de experimentación y de osadía que no todo el mundo es capaz de llevar hacia adelante. O de entender. Ella si.

Noticias Relacionadas

Rotunda, flamenca y jonda

Flamencomanía

Rotunda, flamenca y jonda

David Montes - Fotos: Claudia Ruiz (Bienal Flamenco Sevilla) | 26/09/22
Advertisement

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez